La limpieza del cabello

Te contamos como realizar tu rutina de lavado para mejorar el cuidado del cabello y del cuero cabelludo.

Seguramente, en alguna ocasión te habrás preguntado; ¿Por qué cuando me lavo el pelo en casa, no me queda igual que en la peluquería?

 

El primer paso, utilizar un champú para tu tipo de cabello. A la hora de escogerlo has de tener en cuenta si tu pelo es fino, graso, si tienes pérdida de cabello, etc.

 

Los champús PURITAS han sido diseñados y desarrollados para el cuidado del cuero cabelludo.

 

Fusionando las propiedades purificantes y relajantes de las Sales Minerales y el barro del Mar Muerto, que limpia en profundidad, elimina células muertas, regula el exceso de secreción sebácea y nutre el cuero cabelludo con un aporte extra de Minerales y las propiedades del Aloe Vera, planta natural que mantiene el equilibrio del cuero cabelludo y previene la sequedad y la caspa y al mismo tiempo hidrata el cabello.

 

Con esta base han creado tres tipos de champú,  para cubrir distintas necesidades; champú uso frecuente, cabello graso y anti-caída.

 

Indicaciones para un correcto lavado:

 

1.    Desenreda el cabello antes de lavarlo. Con este gesto, ayudas a eliminar restos de productos que hayas podido aplicar como; serum o geles de peinado y a la vez facilita la penetración del champú.

2.    Moja tu pelo con agua tibia. 

3.    No excederse con la cantidad de champú. El tamaño de una avellana sería suficiente para una media melena.

4.    Una vez tenemos el producto en la palma de la mano, añadiremos un poco de agua y lo repartiremos entre ambas manos haciendo movimientos circulares.

5.    Ahora es el momento de aplicar el champú sobre el cabello. Es muy importante masajear bien el cuero cabelludo con la yema de los dedos haciendo movimientos circulares y levantando la raíz del cabello. El masaje debe durar de 2 a 3 minutos.

6.    Aclaramos y te recomendamos realizar un segundo lavado.

7.    Aclarado final: tomate tu tiempo, para que no queden restos de producto en el cabello. Deja caer el agua sobre el cabello y ve presionándolo con las manos, sin frotarlo. Y los últimos segundos con agua fría. De esta manera el cabello queda con más brillo.

8.    El pelo mojado es muy sensible por eso debes evitar frotarlo con una toalla, es mejor secarlo realizando presión con una toalla. La toalla absorbe el exceso de agua y así no lo dañas.

9.    Peina y desenreda el pelo mojado o húmedo suavemente.

10. Para conseguir mejores resultados el pelo se ha de lavar cada dos o tres días. Reduce la frecuencia de lavado y tu pelo te lo agradecerá y en poco tiempo lo tendrás más sedoso y brillante.

 

¡Cuídate mucho¡

 

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre